El alemán Burghardt gana su segunda etapa. Gesink sigue de amarillo

El alemán Marcus Burghardt (BMC) obtuvo su segundo triunfo en tres días al adjudicarse la séptima etapa de la Vuelta a Suiza, disputada a través de 204 kilómetros entre Savognin y Wetzikon, en la que el holandés Robert Gesink (Rabobank) logró mantener el maillot de líder.

El alemán Marcus Burghardt (BMC) obtuvo su segundo triunfo en tres días al adjudicarse la séptima etapa de la Vuelta a Suiza, disputada a través de 204 kilómetros entre Savognin y Wetzikon, en la que el holandés Robert Gesink (Rabobank) logró mantener el maillot de líder.

Burghardt, de 27 años, mostró sus grandes cualidades de rodador al saltar de un grupo de 16 escapados a 52 kilómetros de meta y aguantar hasta el final con un esfuerzo en solitario que le llevó a su segundo triunfo en la ronda suiza y de la temporada.

Alzó los brazos con un tiempo de 4h.52.03. De nada sirvió el esfuerzo de los perseguidores, que no se entendieron para dar caza al ciclista germano, que ya tiene en su palmarés una etapa en el Tour y la Gante Wevelgem de 2007.

El corredor de Zschopau aventajó en 56 segundos al español Oscar Freire (Rabobank) y al belga Gert Van Aevermat (Omega). Luis León Sánchez pasó a 1.05 en quinta posición. El pelotón con el líder Robert Gesink (Rabobank) llegó a 4.58, poniendo fin a una jornada de transición.

Gesink mantuvo su ventaja en la general con 29 segundos sobre el colombiano Rigoberto Uran (Caisse D’Epargne) y 36 respecto al suizo Steve Morabito, su compañero del BMC. Tambien se mantuvo Frank Schleck (Saxo Bank) cuarto a 38 segundos y el español Joaquín “Purito” Rodríguez (Katusha) a 42.

Una teórica etapa de transición en la que se formó una escapada multitudinaria con 16 corredores a partir del kilómetro 59. Algunos nombres ilustres, como Oscar Freire (Rabobank), inédito en la presente edición y Luis León Sánchez (Caisse D’Epargne), perfilando su forma para el Tour. Junto a Juan Antonio Flecha (Sky), mejor colocado en la general a 8.24 del líder, y Daniel Sesma (Euskaltel) eran los españoles en el proyecto.

También se había incrustado en la expedición el alemán Marcus Burghardt (BMC), ya ganador en Frutigen de una etapa, bajo la lluvia. El germano arrancó a 52 kilómetros de meta, una vez superado el Widhaus, puerto de segunda, y enseguida abrió un hueco en torno al minuto. También superó en cabeza el Hulffteg, de tercera, con 1.20 sobre los perseguidores y 5 sobre el pelotón, del que tiraba el Rabobank de Gesink.

Restaba como última dificultad otro puerto de tercera, el Besttswil, con la cima a apenas 13 kilómetros de la llegada. Luis León Sánchez salió en busca de Burghardt, pero al ver que el alemán le mantenía a raya, el líder del Caisse D’Epargne se dejó alcanzar por un grupo de cuatro en el que viajaban a 1.20 minutos Manuel Quinziato (Liquigas), Mathias Frank (BMC), Greg Van Avermaet (Omega Pharma) y Oscar Freire (Rabobank).

Burghardt se lució en su esfuerzo en solitario. Supo rentabilizar el minuto en la cima de la cota y luego en el descenso echó el resto. Freire sufrió en el ascenso, pero se soldó al cuarteto perseguidor, que se vio impotente para derribar la ilusión del alemán.

A 2 kilómetros de la pancarta de llegada la etapa ya era del corredor del BMC, que entró agitando la bandera alemana, una celebración atípica en el ciclismo. Un día de fiesta para Burghardt, y para su equipo.

Este sábado se disputará la octava etapa, entre Wetzikon y Liestal, de 172,4 kilómetros.

Comentarios